Notas de Prensa

Normas prudenciales que garantizan el mejor funcionamiento del mercado de capitales

Las clasificadoras de riesgo, como cualquier organización, tienen la libertad de contratar con las empresas, pero ¿Esos contratos deben ser permanentes? ¿La relación de largo plazo puede afectar la objetividad en las opiniones? En muchos países de la región, las clasificadoras de riesgo no pueden prestar servicios a una misma entidad bancaria, financiera o aseguradora por un plazo superior a un número determinado de años, ¿Por qué?, según los supervisores del sistema financiero se busca que existan parámetros prudentes que garanticen una opinión objetiva por parte de las mismas, es decir, que la opinión de las clasificadoras sobre la actuación de los intermediarios financieros sea objetiva e independiente de cualquier relación laboral estrecha (de largo plazo) con las supervisadas como afirma el Banco Central del Paraguay. El caso de las auditoras es un ejemplo claro, estas empresas firman contratos por un plazo determinado para mantener la independencia y objetividad de sus servicios y generar valor al mercado.

Las voces en contra de la rotación de clientes del sistema financiero afirman que se podría modificar las clasificaciones de las empresas afectando al mercado y que la libertad de contratación puede hacer que los contratos sean de largo plazo o indefinidos, sin existir restricción. Consideramos que si el trabajo de la clasificadora precedente es bien realizado como suele suceder, las clasificaciones asignadas deberían ser similares, por otra parte, no se puede argumentar que la libre contratación se vea afectada, hablamos de una industria que tiene una particular naturaleza y complejidad, además el objetivo principal es proteger al mercado y existiendo confianza, este crece.